Home> Tradiciones> Los Graniceros

Los Graniceros

Compártelo con tus amigos en:

Parte 1

Parte 2

Encuentro con Don Lucio el domador de nubes.

El Cielo en la Tierra

"Vengo de donde viene mi amigo el viento
Traigo aromas de luz que probaron los cerros y
Armonías calladas de la noche más bella.
No pregunten quien soy
Porque no se los digo
Solo sé que a donde voy
El amor va conmigo.
Y a puro valor
He cambiado mi suerte
Hoy voy hacia la vida
Antes iba, antes iba hacia la pinche muerte"

Chavela Vargas

Paisajes y pasajes de maestros y aprendices que vienen del viento.... y que han vuelto para enseñar el servicio desde las nubes.

Los Graniceros y el Agua. Encuentro con "DON LUCIO" el domador de nubes 

Por "JORGE" su aprendiz.

Nuestro viaje no puede omitir el linaje de los "Graniceros"... Los "chamanes" que hacen la lluvia y el buen tiempo... "los servidores del tiempo" que siempre recuerdan en medio de las tempestades que no hay mucho tiempo....

Con respecto al "maestro" "Don Lucio", los otros "chamanes" y "neo-chamanes" comentan:

Capitán: "Don Lucio" es un nagual (nivel de guerrero más alto) porque tiene la posibilidad de mover los vientos en las 4 direcciones. Don Lucio fue marcado por el fuego para dirigir el agua. Los "graniceros" son escogidos por los rayos. Después de haber recibido el rayo fue "iniciado" durante tres años en coma. Si alguien recibe un rayo, debe normalmente morir, pero se le da la posibilidad de vivir o morir.

El hecho de sobrevivir es la marca del trabajo a cumplir: el servicio, “y si no para que volvieron...”
Para encontrar a "Don Lucio" nosotros debemos ser presentados por uno de sus discípulos: JORGE, quien es terapeuta.
Memo: Jorge es aún muy joven, tiene 30 años. Pero él se mueve, él investiga... él quiere devorarse los maestros! Pero un maestro no tiene comparación.

-RUMBO A NEPOPUALCO-
Jorge El Aprendiz

En la carretera que va hacia el pueblo de "Don Lucio", Jorge decide parar el auto y caminar un poco por la campiña antes de encontrarse con él.
Sentado a un lado del campo de maíz, Jorge nos explica cómo el rayo cayó sobre él. Él tenía mucho miedo, tenía a su hijo consigo, y ambos rayados por el fuego sobrevivieron.

Jorge: En ese momento yo me desmayé. Estaba como muerto... Fui lanzado a 5 metros. El rayo me entró por la espalda y volvió a salir por delante. Eso me quemó la piel.
Después, él se sintió desconectado, con vértigos y delirios... Se adormeció un tiempo. Sus sueños eran el único mundo coherente.
Luego el sufrimiento, el dolor físico insoportable: los riñones, el corazón, el hígado.

Jorge: "Una energía azul me ardió en las entrañas. Yo creí que estaba loco... Me habían hablado de Don Lucio, pero yo no creía. “La impotencia de las medicinas... duró 4 años."
La primera vez que fue a ver a "Don Lucio", el maestro lo ignoró... El tardó mucho y él estaba a punto de morir... Poco a poco, el maestro le habló, y le acogió en las ceremonias.

Jorge: "El maneja los símbolos y eso me permite respirar. Cada vez que lo voy a ver, voy un poco mejor. Yo sueño con él y él me cuida en los sueños, yo no sé cómo hace, pero él me viene a ver en el sueño. 
Hasta que encontré a Don Lucio, yo estaba en vías de morir.

¿Cómo concilias tú el pensamiento mágico y el pensamiento racional?

Jorge: El chamanismo no es un pensamiento mágico, sino un pensamiento pragmático. Eso no tiene nada que ver con la magia. El chamanismo es la cosa más práctica que yo he visto jamás. Todo tiene resultados concretos y procesos concretos.

 

 

 

 

PUEBLO DE NEPOPUALCO - MORELOS
Encuentro con Don Lucio, el domador de nubes.

El pequeño pueblo está destrozado de calor, todo está ardiendo. 
Las campanas de la iglesia suenan. 
Jorge se da media vuelta, él está seguro de encontrar a Don Lucio en la iglesia.
Don Lucio sale de la penumbra de la iglesia. 
Él abraza a Jorge como a su hijo.
El sol profundiza las arrugas en estrellas alrededor de sus ojos. 
El aspecto burlón del viejo "peón", contrasta con la viveza de su mirada y la rapidez de su manera de andar.
La finca de Don Lucio es grande. A nuestra llegada los pollos se refugian sobre el tractor que predomina en el patio. Al lado del cobertizo de maíz, protegido por una cruz de paja, Don Lucio abre delicadamente una pequeña puerta azul.

En su cuartel de servicio...
Un altar, con un cristo en plata donde Jorge coloca las flores y las velas. 
El cristo representa a "Tláloc" el Dios de la Lluvia. 
El altar se desborda de flores y de palabras de agradecimiento de pacientes al maestro. 
La primera entrevista es una lección. Él se escabulle, se oculta, graciosamente, se hace pequeño en su grandeza. La estrategia de distracción de Don Lucio es imparable.

Don Lucio: ¡Es necesario sentir que hay otros allá que trabajan! "Los servidores del tiempo" hacen un trabajo en lo invisible por ayudar a la humanidad. Hace falta llamarlos, comunicarse con ellos. Y yo les hablo como te hablo (y se carcajea). Durante tres años, yo no estuve aquí, estuve allá en el otro universo. Yo fui a trabajar con la gente del tiempo, los que dirigen el agua y las nubes, hasta el fin del mundo, para hacer llover.

CEREMONIA DE DON LUCIO
El segundo encuentro con Don Lucio es caluroso.

Él nos ha convidado a una ceremonia que reúne a sus discípulos en una gruta llamada “El Caleca”, situada entre los volcanes Popocatepelt e Iztaccihuatl.

Don Lucio conserva un gran fuego que representa el contacto entre lo visible y lo invisible... Ellos pasan un largo tiempo en oración para encontrar en ellos la fuerza de regular las intemperies del mes que viene.

Cada uno aporta las ofrendas de alimentos y velas. Evocan a Tlaloc, en círculo alrededor del fuego. Con los ojos semicerrados, el maestro habla a las sombras de la gruta.
Don Lucio. "El agua será beneficiosa, si la sequía persiste las cosechas se convertirán en polvo y los paisanos perderán todo.

¿Por qué los vuelven más miserables?
La gruta nos parece más profunda y más fría.
Encendemos las velas de cada participante. El maestro mira fijamente su llama y muestra un aire descontento o satisfecho según la oscilación y decoloración.

Él es capaz de determinar por la altura y la forma de la llama, el nivel espiritual del aprendiz. 
Enseguida, Don Lucio procede a la presentación de cada uno con los espíritus y les encomienda resaltar el entusiasmo por el uno, y la sinceridad por el otro.

Después, él recobra la contemplación de las llamas... unas velas se funden más rápido que las otras. Don Lucio dirige a un discípulo en la oscuridad un reproche: él no está suficientemente protegido...

Don Lucio: "La gente trata de meterse en nosotros como las nubes, protégete. Deshilacha el mal."
Don Lucio y Jorge solos dentro de la caverna. Sus siluetas se destacan en contraluz delante del fuego. El viento que se eleva y los ruidos de la noche cubren por un instante el eco de sus voces...

Don Lucio sacude a Jorge por los hombros. Después le da unas plantas a beber. Posteriormente le fricciona el rostro con un polvo blanco. 
Después Don Lucio lo abraza y lo besa.
Don Lucio: yo te llevo conmigo porque tú entiendes cómo yo te hablo. Es necesario que tú observes. En la noche, durante el sol, tú debes ver las cosas, debes captarlas. Cualquiera te debe hablar. Tú debes ver bien quién entra y quién te habla ¿No?

Las voces son casi inaudibles:
"¿Eso fue un coyote o un jaguar?" 
-... Un coyote. 
"¿Qué hace el coyote, da vueltas en círculos o permanece inmóvil?"

Bajando de la caverna, el viento sopla muy fuerte, 
Las gotas de lluvia crepitan sobre el peñasco. 
Los "trabajadores del tiempo" llevan los brazos cargados: la tempestad estalla.

 

 TALLER DEL MES

Inscripciones Abiertas

mes

LIBRERIA VIRTUAL

TRANSFORMACION HUMANA

libreria

GALERIA


ALIADOS

Asociacion colombiana de terapia Gestalt
 
Sitio oficial de la fundación de Claudio Naranjo Gestalt
 
Página oficial Claudio Naranjo Gestalt
 
Lingimicha Institute
 
mojodoctors
 
mojodoctors
 

 
 
Facebook @TransfomaciónHumana you tube Blog @Transfomación Humana